Seleccionar página

El puente en el río Choluteca

El puente en el río Choluteca

Por Prakash Iyer, autor, conferencista y Coach
*Tomado de la revista BW Businessworld, 27 abril – 10 mayo 2020

¿Has escuchado sobre el puente de Choluteca? Yo tampoco había escuchado, hasta hace no tanto. Es un puente de 484 metros de largo sobre el río Choluteca en Honduras en Centroamérica. Una región conocida por las tormentas y los huracanes.

Entonces cuando decidieron construir un nuevo puente sobre el río Choluteca en 1996, querían asegurarse de que resistiera las extremas condiciones climáticas. Una firma japonesa fue contratada y construyeron un puente sólido, diseñado para resistir las fuerzas de la naturaleza. El nuevo puente de Choluteca, una moderna maravilla del diseño y la ingeniería se abrió al público en 1998. Y, a medida que la gente conducía de un lado al otro del río Choluteca, no podían evitar admirar el nuevo puente. Era el orgullo y la alegría de Choluteca.

El puente de Choluteca es una metáfora de lo que nos puede pasar a nosotros, nuestras carreras, nuestros negocios, nuestras vidas, a medida que el mundo se transforma.

 Y en octubre de ese año, el huracán Mitch golpeó Honduras. Hubo 75 pulgadas de lluvia en cuatro días, lo que equivale a lo que reciben en seis meses. Hubo devastación por todas partes. El río Choluteca se desbordó e inundó toda la región. 7.000 personas perdieron la vida. Todos los puentes en Honduras quedaron destruidos. Todos, excepto uno. El nuevo puente de Choluteca no se vio afectado.

Pero hubo un problema. Mientras el puente estaba intacto, la vía que conducía a él y la que salía de él fueron barridas. Sin dejar rastro de que alguna vez hubo una carretera ahí. Y eso no es todo. La inundación obligó al río Choluteca a cambiar su curso. Creó un nuevo canal y el río ahora fluye al lado del puente. No por debajo, al lado del puente. Así que, mientras el puente era lo suficientemente fuerte para sobrevivir el huracán, se convirtió en un puente sobre la nada. Un puente a ninguna parte.

Esto pasó hace 22 años. Pero la lección del puente Choluteca es más relevante para nosotros hoy que nunca antes. El mundo está cambiando en formas que nunca hubiéramos imaginado. Y el puente de choluteca es una metáfora de lo que nos puede pasar a nosotros, nuestras carreras, nuestros negocios, nuestras vidas, a medida que el mundo a nuestro alrededor se transforma. Adáptate al cambio. O no.

Al mirar tu carrera, piensa una vez más antes de tomar un curso más que te hace aún más experto en tu área de especialización. Ese rol, esa experiencia podría volverse redundante pronto. Antes de gastar dinero en remodelar tu vieja oficina, haz una pausa. ¿Estás pensando en abrir más sucursales en todos los rincones del país? Piénsalo de nuevo. Las oficinas físicas pronto podrían ser cosa del pasado.

El reto para nosotros es que nos enfocamos en crear la mejor solución a un problema dado. Nos olvidamos de que el problema en sí mismo podría cambiar.

 Todos nos estamos enfocando en construir los más fuertes y sofisticados productos y servicios. Sin pensar en la posibilidad de que la necesidad podría desaparecer. El mercado podría cambiar. Nos enfocamos en el puente. E ignoramos la posibilidad de que el río debajo de él podría cambiar su curso. Piensa en eso también. “Construido para durar” pudo haber sido un mantra popular. Pero “construido para adaptarse” podría ser el camino a seguir.

Es posible que quieras agregar una foto del puente de Choluteca a las pinturas que adornan las paredes de tu oficina. Para recordarte construir una empresa y una carrera que puedan adaptarse al cambio.

Si no, podrías quedarte con un puente de Choluteca. Un puente magnífico. Sobre nada. Que no va a ninguna parte.

Deja una respuesta

Share This