martes, febrero 19

Más que agentes inmobiliarios

0

Cuando Liliana Manotas Reyes empezó su trayectoria inmobiliaria en RE/MAX Colombia, no tenía ninguna experiencia. Hoy, como agente de RE/MAX Urbanas, en Bogotá, las cosas han cambiado: conoce su área y continúa capacitándose para darle un excelente servicio a sus clientes.

Nació en Barranquilla y estudió siete semestres de Psicología en la Universidad del Norte. A Liliana siempre le interesó la ayuda humanitaria y, de hecho, siendo estudiante de pregrado, se unió a un grupo de servicio voluntario que apadrinaba un colegio y trabajaba con niños con Síndrome de Down.

Antes de unirse a RE/MAX, dedicó 10 años de su vida al voluntariado. Para ese entonces ya se había casado y mudado a Bogotá. Desde el 2005 hasta el 2015, estuvo vinculada a Rotary International, una organización sin ánimo de lucro original de Estados Unidos, que conoció en Barranquilla, mientras cursaba la universidad.

Aunque Rotary y RE/MAX son empresas completamente diferentes, la agente encuentra similitudes. Primero porque ambas son multinacionales y hacen presencia en diferentes países. Y segundo, las directrices que ha dispuesto cada una para regirse en todo el mundo. En el caso de RE/MAX, la agente reconoce que es una empresa muy organizada y preocupada por estandarizar sus procesos.

Liliana coincide con varios agentes en que la red de RE/MAX es definitivamente un aspecto diferenciador. A ella le encanta. Sin embargo, le fue ajena en sus inicios y eso le significó todo un reto pues en sus trabajos anteriores notaba cierto egoísmo entre compañeros.

“Curiosamente conocí a RE/MAX siendo voluntaria en Rotary. Sandra Perdomo Carrillo, mánager de RE/MAX Urbanas, también es rotaria. Un día le dije que me diera trabajo y ella accedió. Me entrevisté con el bróker de la oficina y luego tomé la decisión de vincularme. Así empezó mi historia en esta gran marca”, cuenta la agente.

Y aunque comenzó sin ninguna experiencia en el negocio inmobiliario, eso no fue un impedimento. Recibió formación y posteriormente cursó un diplomado de Gestión Inmobiliaria en la Universidad Sergio Arboleda, en Bogotá. Quería prepararse, lo hizo y aún continúa en ese proceso pues para ella la educación, en este y todos los campos, debe ser permanente.

Lo que más le gusta de su profesión es el contacto con la gente; incluso reconoce que aunque no todos los clientes son iguales –algunos son más difíciles que otros–, la mejor forma de tratarlos es generando empatía. Trata de aplicar siempre la frase “no te lo tomes personal” y busca ponerse en el lugar del otro para entender sus dificultades. Eso le ha permitido tener una actitud comprensiva y sobrellevar las personalidades complicadas.

“Liliana es una agente muy alegre y espontánea. Si bien es cierto que es nueva en nuestra red, ha logrado cerrar negocios de manera responsable. Otro punto a destacar es que siempre se mantiene en comunicación tanto con el propietario como con los clientes interesados en el inmueble”, afirma Juan Carlos Rubio, bróker de RE/MAX Urbanas.

Su desafío es convertirse en una agente disciplinada en todos los sentidos, especialmente en el tema de la prospección. “En la oficina tengo a varios referentes de disciplina como Francisco Guevara y Flor María Torres. Y tengo el mío propio. Tienes que ser disciplinado, porque solo de esa forma podrás alcanzar tus objetivos”, puntualiza.

Pienso que un agente inmobiliario excelente debe contar con dos cualidades fundamentales: que tenga habilidades para la atención al cliente y conozca sobre el negocio. Es una mezcla entre el conocimiento y el servicio.

Liliana Manotas, agente de RE/MAX Urbanas.

COMENTARIOS DE LOS CLIENTES

  • “Liliana nos brindó una atención excelente. Cumplió con todas nuestras expectativas, se mantuvo constantemente en comunicación con nosotros, informándonos del proceso. Por su seriedad y profesionalismo la recomendaré a todos mis conocidos”.
Comparte

Deja una respuesta