Seleccionar página

Un buen agente inmobiliario lleva varios sombreros

Un buen agente inmobiliario lleva varios sombreros

*Por: Candice Sullivan – Traducido por: Francisco José Paillie

¿Cuántos sombreros puede usar una persona? Si esa persona es un agente inmobiliario, la respuesta es “tantos como sea necesario”.

Psicólogo: Comprar o vender una casa puede ser extremadamente estresante para todos los involucrados en la transacción y las cosas pueden llegar a ser abrumadoras. Es importante tener una persona en tu equipo que pueda explicar con calma el proceso y llevar el nivel de estrés a un nivel más bajo, la mayoría de las veces encargándose de las situaciones que generan alta presión.

Gerente: Todo el mundo tiene una idea de cómo las cosas deben ir durante la venta de una casa, pero hay tantas variables, que es imposible garantizar que no habrá problemas. Aquí es donde un buen agente inmobiliario gestiona las expectativas y actúa como un amortiguador cuando algo falla.

Negociador: Una propiedad está listada a la venta a un precio determinado. Hay muchas razones por las que un potencial comprador pueda desear presentar una oferta por una cantidad diferente. Podría haber múltiples ofertas y que deseen ofrecer un mayor valor al precio listado. O la propiedad puede haber estado en el mercado durante mucho tiempo y el comprador siente que una oferta más baja podría ser más apropiada. Por otra parte, el vendedor está esperando conseguir el mejor precio posible. Ya sea trabajando para el vendedor o para el comprador, un negociador fuerte ayudará a guiar a todas las partes a términos agradables y beneficiosos para todos. Es importante tener un agente inmobiliario que pueda entender la perspectiva de ambas partes con el fin de elaborar un acuerdo justo y equitativo.

Escenificador: Todo el mundo piensa que su casa se ve maravillosa y a menudo es así. Pero los compradores quieren poder verla como un hogar perfecto para sí mismos. Un buen agente puede explicar con tacto por qué no es una buena idea tener 20 fotos de la familia en la pared. O que todos los juguetes esparcidos necesitan ser guardados para mostrar cuánto espacio hay realmente en una habitación. Incluso cambios sutiles en el color de la pintura y la decoración pueden hacer una gran diferencia.

Programador: Los agentes inmobiliarios están constantemente programando y coordinando citas para enseñar la propiedad, inspecciones, reparaciones, limpiadores, etc, y están a menudo en el lugar durante la reunión real.

Fotógrafo: Grandes fotos muestran el potencial de tu hogar de la mejor manera posible. Algunos agentes contratan fotógrafos profesionales, pero a menudo ellos mismos tienen buenas habilidades de fotografía y cuentan con equipos para tomar fotos hermosas. Siempre y cuando sean de buena calidad, debes estar feliz.

Administrador de recursos: Hay una cantidad interminable de proveedores de servicios para todo, desde limpiadores de casas a contratistas, mantenimiento de jardines y servicios varios. ¿En quién puedes confiar y a quién debes llamar? Tu agente inmobiliario es un gran recurso para este tipo de información.

Protector: Es hora de unas vacaciones, pero tu casa está en el mercado. ¿Estará segura mientras estés fuera? Tu agente de bienes raíces mantendrá un ojo en las cosas mientras no te encuentres – relájate y disfruta.

Juggler profesional: Muchas partes móviles requieren un manejo hábil. Tratar con los compradores, los vendedores, los agentes, los avaluadores, abogados – la lista continúa. Mantener a todos en la misma página en todo momento requiere un profesional altamente calificado.

Un agente de bienes raíces profesional, afiliado a una red inmobiliaria seria, es tu recurso más valioso en el siempre cambiante mercado de bienes raíces. Elige sabiamente.

Deja una respuesta

Share This